Saltar al contenido
Alfombras vinílicas

Claves en la decoración con alfombras redondas

decoracion con alfombras redondas

Generalmente, muy pocas personas piensan en la decoración con alfombras redondas. Y es un grave error, ya que estás tienen muchas más ventajas con respecto a las alfombras cuadradas y las rectangulares. ¿No las conoces?

¿Qué ventajas tienen las alfombras redondas?

La decoración con alfombras redondas resulta mucho más sencillo, pero, aparte, tienen muchas más ventajas:

Son más económicas: Es un hecho, invertir en alfombras redondas resulta mucho más barato que comprar otros modelos de alfombra. Según el material, comprar varias puede equivaler a lo que costaría otros tipos de alfombras.

Delimitan mejor el espacio: Las alfombras grandes se usan para crear un ambiente acogedor. Pero, en el caso de las alfombras redondas, estás suelen usarse para delimitar un espacio. Lo que queda sobre la alfombra parece un espacio aparte en la habitación.

Diferentes tamaños: Gracias a que hay todo tipo de tamaños en el mercado, se pueden encontrar alfombras para cualquier espacio de la casa.

Todo tipo de materiales: ¿Lana? ¿Algodón? ¿Poliéster? ¿Vinílicas? ¡Existen de todos los tipos y colores en las tiendas!

decorar con alfombras redondas

¿Cómo saber que alfombra poner en cada espacio?

Resulta un poco complicado escoger cuál es la alfombra redonda que se va a poner en cada espacio. Ahora, con estos consejos, lo tendrás un poco más fácil:

Cocina: Es la zona en la que hay que tener mucho cuidado con el material de la alfombra que se va a elegir. Aunque se intente evitar, la comida cae al suelo, sin contar con que se tenga un animal que pueda pasearse por ella. En el caso de contar con una mesa para desayuno, con la alfombra redonda se puede delimitar muy bien el espacio. Lana, piel o seda quedan descartados. Lo mejor es elegir materiales sintéticos o fibras naturales. Así no te equivocarás al escoger las alfombras redondas en la cocina.

Baño: Humedad y exposición al agua. Las alfombras del baño tienen que ser de material sintético, lavable y que se vaya a secar con rapidez. ¿Alguna idea? ¡Las vinílicas! Son perfectas para este espacio. En tonos oscuros o claros, según el color de las toallas.

Pasillo: Aunque por norma general se usan alfombras rectangulares para el pasillo, también se pueden usar alfombras redondas. Estas se pueden colocar de manera sucesiva, marcando el camino hacía las diferentes habitaciones.

Salón: El salón, la zona en la que se reúne la familia y las visitas. En este caso la alfombra debe emplearse bajo la mesa de centro o en un espacio que se quiera destacar un espacio. Por ejemplo, tener alfombras redondas en el salón-comedor puede ayudar a separar la zona de comer del salón.

Comedor: Cuando el comedor está en una habitación aparte del salón, lo mejor es comprar una alfombra cuadrada. Ahora, si la mesa de comedor es circular, la cosa cambia un poco. Puedes comprar una alfombra algo más grande, para crear un hermoso efecto. Recuerda que tienen que ser fáciles de limpiar, por la comida que pueda caer.

Dormitorios: En los dormitorios, utilizar las alfombras significa que se quiere aportar calor a la habitación. Lana, algodón o de vinilo. Alfombras que puedas tener todo el año y con colores muy llamativos y cálidos. Así te sentirás muy relajado al entrar en el dormitorio.

Exterior: Terraza, balcón o jardín suelen ser los lugares en los que se ponen alfombras circulares, porque son llamativas y ayudan a establecer un punto de relajación en la zona. Estas tienen que ser resistentes al calor y a la humedad, como las de vinilo.

Una opción muy económica

Por supuesto que según el material hay alfombras más caras que otras. Por ejemplo, si compras una alfombra china te saldrá mucho más cara que si compras una alfombra de fibra sintética.

Ahora, la decoración con alfombras redondas es muy buena, porque dan mucho más juego. Son más pequeñas, lo que permite usar varias para un mismo espacio y así generar un precioso efecto visual. Requerirá de tiempo y muchas combinaciones, pero valdrá la pena.